Las mejores ofertas en Gafas del Mar Menor
Facebook

¡Me tiembla el ojo!

parpado20111206071508

¿A quién no le ha pasado alguna vez que sin venir a cuento y sin relacionarlo con nada especial, le empieza a temblar el parpado?

Generalmente ocurre en el inferior, aunque también se da en el superior, pero en un solo párpado de un ojo al mismo tiempo. No es un movimiento que se aprecie a simple vista, las personas de nuestro alrededor no lo perciben e incluso a veces ni nosotros mismos al mirarnos en el espejo, pero lo notamos. Es como una especie de latido muy rápido que dura apenas unos minutos e incluso segundos y que en ocasiones nos mueven el globo ocular y la imagen tiembla.

Aparecen sin más y con las mismas se van. Es muy común que durante temporadas nos ocurra con frecuencia, y luego pase tiempo sin que volvamos a tener otro episodio.

Las causas más frecuentes de este “ temblor” suele ser el cansancio, tanto visual como físico, la fatiga, el estrés y el consumo excesivo de cafeína.  Otras contracciones más severas también son posibles, sobre todo en situaciones donde el párpado se cierra completamente y cuesta abrirlo, tics…sin embargo, lo más común es que esas microcontracciones sean benignas y no requieren pruebas neurológicas.

Existen algunas pautas para aliviar este movimiento involuntario del párpado:

–          Descansar más. Lo ideal sería dormir las 8 horas diarias recomendadas.

–          Evitar la cafeína, o al menos disminuir su consumo excesivo.

–          Lubricar los ojos con lubricantes oculares, que podrá encontrar en su establecimiento óptico.

 

Cuidado y limpieza de las gafas.

¿CÓMO DEBEMOS CUIDAR Y LIMPIAR LAS GAFAS GRADUADAS O DE SOL?

Para el cuidado de las gafas en general, se recomienda seguir una serie de pautas:

–          Cuando nos quitamos las gafas, la mejor forma es hacerlo con las dos manos, porque de hacerlo con una, podemos deformar la montura.

–          ¿Quién no ha visto a alguien usar las gafas de sol como diadema para el pelo? O simplemente por comodidad  las colocamos en la cabeza. Pues bien, esta costumbre es poco recomendada, ya que la montura se deforma y luego cuando las usamos vamos incómodos porque se nos cae, nos queda torcida…

–          Nunca apoyar las gafas del lado de las lentes, ya que podrían rayarse o romperse con facilidad.

–          Evitar acercar las gafas a fuentes de calor, tales como estufas, calefactores, cocina….porque si son de material plástico, podrían deformarse.

En lo que se refiere a la limpieza de las gafas graduadas, es recomendable limpiar las lentes con frecuencia, además de métodos adecuados. Entre ellos:

–          Nunca limpiar en seco, y menos con las camisetas, paños de cocina que tenemos a mano…

–          Limpieza con agua. Hay que tener especial cuidado con la fuerza y presión que se ejerza sobre la lente ya que algunas son muy sensibles y podrían quebrarse. Este método viene muy bien cuando volvemos de la playa, o estamos en ambientes con mucho polvo. Si en este caso hiciéramos una limpieza en seco, nuestras lentes se rayarían, así que por ejemplo cuando se está en la playa, a la vuelta a casa es recomendable primeramente lavarlas con agua para eliminar cualquier resto de arena y seguidamente secarlo con una gamuza limpia. Es muy importante que la gamuza no esté sucia, ya que la suciedad podría rayar las lentes.

–          Limpieza con productos especiales: son soluciones limpiadoras especiales, de venta en establecimientos ópticos. Aunque su costo es mayor que el uso de agua o una gamuza, el resultado es mejor.

Es importante cuidar las gafas y limpiarlas con cuidado. De esta forma, las gafas graduadas y las de sol pueden durar mucho tiempo, y sobre todo lo más importante, conservar sus cualidades ópticas, tan importantes para el cuidado de nuestros ojos.

Hipermetropía

ojohipermetrope

La hipermetropía es una ametropía caracterizada por presentar una potencia refractiva  deficiente de manera que, en ausencia de acomodación, la imagen de un objeto al mirar de lejos, aparece por detrás de la retina. Por tanto, el ojo hipermétrope para ver nítido a cualquier distancia , tanto de lejos como de cerca, necesita estimular su acomodación, tanto más cuanto mayor sea su defecto refractivo. Por ello, este sobre-esfuerzo diario puede provocar picor de ojos, lagrimeo y dolor de cabeza al final del día cuando la vista está más cansada.

Al contrario de lo que ocurre con la miopía , el tamaño de la imagen retiniana en un ojo hipermétrope no corregido es ligeramente menor que en un emétrope o un hipermétrope corregido. Por ese motivo, los hipermétropes pueden referir que ven “más grande” al corregir su ametropía.

La hipermetropía en un niño irá disminuyendo con el crecimiento. Y puede ir aumentando en un adulto de mediana edad, ya que la hipermetropía suele estar oculta tras la acomodación. Cuando esta capacidad acomodativa se va reduciendo con la edad y el ojo se va relajando va surgiendo la graduación escondida.

Al igual que en la miopía, se acepta la existencia de un factor genético que influye en la aparición de la hipermetropía . las hipermetropías leves se heredan con carácter dominante, mientras que las elevadas , se heredan con carácter recesivo.

 

Miopía

ojomiope

 

La miopía es una ametropía (defecto refractivo) donde la imagen del objeto al mirar de lejos se sitúa antes de llegar a la retina. Quiere decir que la potencia del ojo es mayor de la que se necesita. Se podría decir, para entendernos, que el ojo miope tiene más “graduación” de la normal. Por ello los miopes, tienen dificultad para ver los objetos distantes.

El ojo miope suele ser un ojo con un tamaño más grande de lo normal, de manera que la distancia axial (desde la cornea a retina) será mayor y la imagen se creará antes de llegar a la retina.

Bajo este punto de vista la miopía puede aumentar tanto como el periodo de crecimiento de la persona. En este sentido en un niño de 7 años con -1,00D se espera una aumento de la miopía con su crecimiento.

Es importante no poner el máximo de miopía debido a que puede activarse la acomodación o caer en la hipercorrección (más graduación de la necesaria) y con ello permitir una evolución de la miopía. Es por esto que se intenta poner el mínimo de miopía con el máximo de agudeza visual.

Hoy en día las personas trabajan principalmente de cerca: ordenadores, leer, oficina,… Esto supone que la persona tiene que estar acomodando las 8 horas de trabajo, o las 3 horas de estudio,… Al acomodar durante periodos prolongados se pueden crear situaciones de estrés visual habiendo problemas de inflexibilidad o espasmo acomodativo, pudiendo ver borroso después de las tareas. Suele ser transitorio. Es recomendable seguir las reglas de higiene visual y si el miope no tiene problemas para mirar de cerca, no usarlas.

En la imagen se muestra un ejemplo de la visión de una persona con miopía.

imagen-miopia

Glaucoma

¿Quién no ha oído hablar alguna vez del glaucoma? Pero, ¿sabe realmente qué significa? A continuación hacemos una descripción detallada.

El glaucoma es una patología asociada a un aumento de la presión intraocular afectando a una disminución del campo visual y al nervio óptico.

Para que la visión sea buena, es necesario que el nervio óptico (que conecta el ojo al cerebro) esté sano. El glaucoma provoca una creciente pérdida de fibras nerviosas, formando un hueco en el interior de este nervio. De no tratarse la enfermedad, en cuanto se queda sin fibras nerviosas, el paciente pierde completamente la visión.

Generalmente, esto ocurre porque el paciente tiene dificultades para que el humor acuoso (líquido transparente que baña las estructuras oculares y mantiene sus propiedades oculares) salga del espacio que lo contiene. Como  consecuencia, se produce un aumento de la presión intraocular y un daño en el nervio óptico.

Sin embargo, también existe un tipo de glaucoma en el que el daño del nervio óptico se produce con presiones oculares normales.

La mitad de los pacientes con glaucoma no sabe que lo tiene porque generalmente no produce síntomas evidentes, como dolor o pérdida brusca de visión. Solo en el caso de un ataque agudo de glaucoma podemos notar que el ojo se enrojece y produce dolor intenso, pudiendo ir acompañado de náuseas, vómitos y visión borrosa. En la mayoría de los casos, el enfermo no es consciente de que padece glaucoma hasta que ha perdido gran parte del campo visual. Por lo que es muy importante, realizar exámenes visuales completos periódicamente, cada uno o dos años.

En cuanto al tratamiento del glaucoma, tiene el objetivo de conservar la visión. La detección precoz es fundamental, ya que si durante las primeras etapas del glaucoma, conseguimos reducir la presión intraocular, podemos detener el progreso de la enfermedad y ayudar a proteger la visión. Podemos bajar la presión mediante fármacos, tratamientos láser o cirugía. sin embargo, la visión que se pierde debido al glaucoma no puede recuperarse.

images

Cataratas

¿Qué es la catarata?

La catarata es la pérdida de transparencia del cristalino, la lente natural del ojo que se encuentra detrás de la pupila. A través de esta lente pasan los rayos de luz hasta la retina y allí se forman las imágenes. Por ello, cuando el cristalino pierde transparencia e impide el paso nítido de la luz a la retina, el paciente sufre una pérdida progresiva de la visión.

 

¿Por qué se produce?

Con los años, nuestro cristalino se vuelve más opaco. El envejecimiento es la principal causa de la catarata. Sin embargo, existen otros factores ajenos a la edad. Pueden producir cataratas condicionantes genéticos, traumatismos, enfermedades oculares o del organismo (como la diabetes), o el consumo de ciertos fármacos. En algunos casos, la catarata es congénita, es decir, se presenta desde el nacimiento.

 

¿Qué síntomas presenta?

Estos son algunos de los síntomas más habituales:

  • Cuando la catarata se está formando, aparece visión borrosa y, en ocasiones, doble.
  • Es muy frecuente la fotofobia (la luz resulta muy molesta).
  • Se ve mejor en días nublados que en días soleados.
  • Ya no se necesitan gafas para ver de cerca.
  • Cada vez se hace más difícil conducir de noche.
  • Se cambia más frecuentemente la graduación de las gafas.
  • A partir de los 50 años puede que aumente la miopía, o todo lo contrario, que se produzca una recuperación de la visión inexplicable. Esto ocurre porque la catarata provoca unos cambios en el cristalino que pueden convertirlo en una especie de “lente de aumento”.

 

¿Cómo se puede prevenir?

La catarata no se puede prevenir, pero se puede detectar mediante revisiones oculares.

Es aconsejable visitar a su óptico-optometrista, sobre todo a partir de los 45 años, para detectar la posible existencia de una catarta.

El uso de gafas de sol así como lentes oftálmicas con filtro ultravioleta está muy indicado, ya que según algunos estudios, determinados tipos de catarata se asocian a una alta exposición de radiación ultravioleta.

img_catarata

 

Recuerda proteger siempre tus ojo con gafas de sol orginales.