Las mejores ofertas en Gafas del Mar Menor
Facebook

parpado20111206071508

¿A quién no le ha pasado alguna vez que sin venir a cuento y sin relacionarlo con nada especial, le empieza a temblar el parpado?

Generalmente ocurre en el inferior, aunque también se da en el superior, pero en un solo párpado de un ojo al mismo tiempo. No es un movimiento que se aprecie a simple vista, las personas de nuestro alrededor no lo perciben e incluso a veces ni nosotros mismos al mirarnos en el espejo, pero lo notamos. Es como una especie de latido muy rápido que dura apenas unos minutos e incluso segundos y que en ocasiones nos mueven el globo ocular y la imagen tiembla.

Aparecen sin más y con las mismas se van. Es muy común que durante temporadas nos ocurra con frecuencia, y luego pase tiempo sin que volvamos a tener otro episodio.

Las causas más frecuentes de este “ temblor” suele ser el cansancio, tanto visual como físico, la fatiga, el estrés y el consumo excesivo de cafeína.  Otras contracciones más severas también son posibles, sobre todo en situaciones donde el párpado se cierra completamente y cuesta abrirlo, tics…sin embargo, lo más común es que esas microcontracciones sean benignas y no requieren pruebas neurológicas.

Existen algunas pautas para aliviar este movimiento involuntario del párpado:

–          Descansar más. Lo ideal sería dormir las 8 horas diarias recomendadas.

–          Evitar la cafeína, o al menos disminuir su consumo excesivo.

–          Lubricar los ojos con lubricantes oculares, que podrá encontrar en su establecimiento óptico.